Buque Escuela Gorch Fock
Alto ->63 cmsLargo ->95 cmsAncho ->25,5 cms

Buque Escuela Gorch Fock

Preciosa maqueta TOTALMENTE MONTADA del buque escuela Gorch Fock que decora tanto su casa como oficina, y es un regalo inolvidable que perdura a través del tiempo. Construcción de alta calidad con materiales nobles. Mida bién la estantería o lugar donde tiene pensado poner esta preciosa reproducción, ya que estas maquetas son más grandes de lo que parecen.

Más detalles

Envío en 48h

On sale

453,00 € 453

24 otros productos de la misma categoría:

J.S. El cano

J.S. El cano

35,13 €
Pailebot

Pailebot

33,51 €
Fragata de guerra

Fragata de guerra

159,00 €
HMS Victory

HMS Victory

604,50 €
Unicornio

Unicornio

67,52 €
Goleta Mercante

Goleta Mercante

63,15 €
Clipper

Clipper

33,51 €
LE SOLEIL ROYAL

LE SOLEIL ROYAL

604,50 €
Galeón SAN FELIPE

Galeón SAN FELIPE

420,00 €
Royal Clipper

Royal Clipper

59,85 €
Black pearl

Black pearl

47,72 €
Cutty Shark

Cutty Shark

104,47 €
Galeón

Galeón

159,00 €
Royal Louis

Royal Louis

604,50 €
Galeón

Galeón

100,95 €
Gran Clipper

Gran Clipper

104,93 €

Más Información

Embalaje de la maqueta del barco

 

 

Buque escuela Gorch Fock

 

El primer barco escuela de esta serie fue construido en 1933 y éste construido enBuque escuela Gorch Fock 1958 fue bautizado en honor a Gorch Fock (1880-1916), un poeta germano hijo de pescadores que siempre había soñado con ser navegante. Escribió poemas y cuentos sobre el mar (Fock no era en su verdadero nombre, su nombre era Johann Kinnau) y después de la Primera Guerra Mundial fue reclutado para el servicio militar. Terminó entrando en la Marina y murió en un naufragio durante una batalla, pero sus textos sobre el espíritu de los navegantes terminaron de convertirlo en un símbolo de lo que se busca para los cadetes que viajan en el buque escuela.

 

Los viajes de instrucción de los cadetes duran entre 6 y 7 semanas. “Hay cosas que sólo pueden aprenderse navegando, que no se pueden enseñar en el aula. El mareo sólo se tiene estando embarcado”, dice Schatz (53), que también realizó este viaje de instrucción como cadete en 1976. “Nunca tuve tanto cansancio y dolor como en aquél viaje –recuerda–. Pero nunca me arrepentí de haber seguido este camino”.