Buque Escuela "AMERIGO VESPUCCI"
Alto ->61 cmsLargo ->86 cmsAncho ->14 cms

Buque Escuela "AMERIGO VESPUCCI"

Amerigo Vespucci fue construido en 1930 en el Regio Cantiere Navale de Castellammare di Stabia, cerca de Nápoles, donde se botó el 22 de febrero de 1931, en ​​el 50 aniversario de la fundación de la academia naval. Todavía está a flote como buque escuela. La nave también lleva a cabo el papel de embajador de la cultura y la tradición naval italiana. Bonita maqueta de decoración marinera.

Más detalles

Envío en 48h

On sale

128,33 €

24 otros productos de la misma categoría:

J.S. El cano

J.S. El cano

35,13 €
Pailebot

Pailebot

34,59 €
Fragata "Preussen"

Fragata "Preussen"

477,00 €
HMS Victory

HMS Victory

609,00 €
Unicornio

Unicornio

71,07 €
Goleta Mercante

Goleta Mercante

63,15 €
Clipper

Clipper

34,59 €
LE SOLEIL ROYAL

LE SOLEIL ROYAL

609,00 €
Galeón SAN FELIPE

Galeón SAN FELIPE

441,00 €
Royal Clipper

Royal Clipper

65,13 €
Black pearl

Black pearl

49,29 €
Cutty Shark

Cutty Shark

128,18 €
Galeón

Galeón

159,00 €
Royal Louis

Royal Louis

609,00 €
Galeón

Galeón

100,95 €
Gran Clipper

Gran Clipper

104,93 €

Más Información

Embalaje de la maqueta del barco

Historia del Amerigo Vespucci

El barco es un velero casco de 101m de eslora de acero con motor y tres mástiles verticales de Maqueta Amerigo Vespucciacero. El casco está pintado de negro con dos Maqueta Amerigo Vespuccifranjas blancas en referencia a las dos cubiertas de cañones de las naves originales en que se basaba el diseño original. Todas las velas son velas de lona tradicionales, y todas las cuerdas de la plataforma son cuerdas de cáñamo tradicionales; sólo las amarras son sintéticas, para cumplir con la normativa portuaria. Originalmente tenía motores de 2 tiempos de 6 cilindros FIAT Q 426, pero en 1964 estos fueron reemplazados por dos, de 8 cilindros FIAT B 308 diesel de 4 tiempos. Estos motores más nuevos generan energía eléctrica para un motor de propulsión eléctrica.

Su lema es "No para los que comienzan, sinó los que perseveran", frase atribuida a Leonardo Da Vinci.