Oracle
Alto ->116 cmsLargo ->63 cmsAncho ->13 cms

Oracle grande

Preciosa maqueta TOTALMENTE MONTADA del barco ORACLE de la copa america, con muchos detalles y muy bien acabada. Ideal para los amantes de la vela de competición, como regalo o decoración en la oficina.

Ver un trailer de la pelicula "La fuerza del Viento" basada en la copa américa.

Más detalles

Envío en 24h

On sale

84,07 € 84.07

27 otros productos de la misma categoría:

El America

El America

61,88 €
Velero Clásico

Velero Clásico

45,26 €
Snipe de madera

Snipe de madera

61,30 €
Velero Clase J

Velero Clase J

65,42 €
Patin a vela

Patin a vela

42,92 €
Oracle

Oracle

61,38 €
Velero de madera

Velero de madera

56,02 €
Snipe Moderno

Snipe Moderno

61,07 €
Laser

Laser

34,91 €
Endeavour 1934

Endeavour 1934

89,37 €
Optimist

Optimist

21,90 €
Columbia

Columbia

48,00 €
Endeavour II

Endeavour II

48,00 €
Shamrock

Shamrock

48,00 €
Shamrock V

Shamrock V

109,77 €
Vela ligera 470

Vela ligera 470

47,77 €
Catamarán

Catamarán

48,59 €
Velero Atlantic

Velero Atlantic

66,08 €
Bluenose

Bluenose

78,46 €

Más Información

Embalaje de la maqueta del barco

Historia del America’s Cup

 

En 1851, una goleta de diseño radical emergía de la bruma para navegar suavemente por Velero america's cupdelante del barco real (Royal Yacht) estacionado en el Solent, entre la Isla de Wight y la costa Sur de Inglaterra, en una tarde en la que la Reina Victoria contemplaba una regata.

Cuando la goleta, de nombre America, pasó por delante del Royal Yacht en primera posición y saludó agitando su insignia tres veces, la Reina Victoria preguntó a uno de sus asistentes quién había finalizado en segunda posición. “Su Majestad, no hay segundo”, fue su respuesta. Aquella frase es todavía hoy la que mejor describe la esencia de la America’s Cup, y ninguna otra ha sabido concentrar de igual forma cómo esta competición representa la búsqueda de la excelencia.

Aquel día de agosto de 1851, la goleta America, en representación del entonces joven New York Yacht Club, batía a los mejores barcos británicos, ganando la Royal Yacht Squadron's 100 Guinea Cup (Copa de las 100 Guineas del Royal Yacht Squadron).
Aquella resultaría ser mucho más que una simple regata, ya que simbolizaba una magnífica victoria del Nuevo Mundo sobre el Viejo, un triunfo que arrebataba a Gran Bretaña la condición de potencia marítima imbatible.

El Trofeo cruzaría el océano hasta la joven democracia de Estados Unidos, donde permanecería durante más de un siglo antes de que nadie pudiera llevárselo de Nueva York.

Poco después de que la America ganase la Copa de las 100 Guineas en 1851, el comodoro del New York Yacht Club, John Cox Stevens, vendía la goleta, y junto al resto de su sindicato regresaban a Nueva York como héroes. El Trofeo sería donado al New York Yacht Club bajo un Deed of Gift, un documento que todavía hoy establece que este torneo es una “competición amistosa entre naciones”.  
 
De esta forma nacía la America’s Cup, que debe su nombre a la goleta America que ganó el Trofeo, no al país.